Mis perros y los gatos

2012-10-12 08.47.11Vivir con perros en serio te cambia la vida, y vivir con perros grandes la cambia aun mas! Mis rottweilers Max y Lucy tienen meses en encuentros cercanos con los gatos que entran a comerse su comida pero estos siempre habían logrado escapar a tiempo.

De alguna manera los platos de Max y Lucy se han convertido en la fuente de alimento de los pajaritos que viven en mi patio que no solo se toman el agua sino que también se roban la comida, que francamente me encuentro muy dura para un ave tan pequeña, últimamente hemos tenido la visita de varios gatos que entran a comer y literalmente se juegan el pellejo por un poco de comida porque si antes Max era suficiente peligro imagínense ahora que son dos.

104_0518

El otro día mientras estaba en el comedor siento que algo entra por la puerta y a mis pies pasa un gato que o no sabe el peligro que corre con unos perros tan grandes o simplemente es demasiado curioso. Tuve que literalmente ponerme de pie y espantarlo para que Max no lo agarrase. Tuvo mucha suerte de que ese día Lucy estaba en el veterinario porque no creo que entre ambos no hubiera ocurrido un desastre.

Entonces resulta que anoche entro un gato a comer y en un instante que estábamos viendo TV y los perros dormían frente a nosotros Lucy de repente sale corriendo y solo cierro los ojos como cuando uno escucha el chillar de los neumáticos esperando el escándalo del choque. Así mismo solo escuche al pobre gato (que ya lleva como 3 sustos anteriores) en la boca de Lucy y detrás de mi llega Max que lo agarra por el otro lado y cada uno comienza a tirar para su lado y yo que se imaginaran no se ni que hacer entonces entro la mano como para apartarlos y zas! el gato me araña la mano y de paso también la pierna que de paso era el único en el lío que lo quería sacar de la boca de Lucy, pero solo me percate de que me alcanzo la pierna cuando se calmo todo.

Por fin me las ingenio para hacer que Max lo suelte un segundo y lo empujo dentro de la casa y cierro la puerta a lo que Lucy reacciona corriendo dando vueltas al rededor del carro con el gato en la boca zarandeandolo como si fuera muñeca de trapo.

Lucy por fin suelta al gato que ya ni sabia para donde salir corriendo y se veía bien golpeado en eso llamo a Solange para que abra la puerta para entrar a Lucy pero cuidando de que no se nos vaya a salir Max porque volvemos a las mismas o peor porque ese tiene los juegos un poco mas pesados. Al final Solange abre la puerta y entramos a ambos perros y se ponen a correr para todos lados buscando por donde salir y yo me quedo exhausto de tanta corredera y solo me quedo mirando al pobre gato que ni se como esta ni se como puede reaccionar si me le acerco. Doy un par de pasos y se asoma a la cisterna como para tirarse como ultimo recurso y lo empujo con el pie, al final el gato respirando a toda marcha solo se quedo ahí unos minutos como recobrando fuerzas. Que a todo esto Lucy dentro de su feroz reacción aun así me dejo alejarla del gato sin gruñirme ni mucho menos intento morderme, algo que encuentro muy noble para un animal con instinto guardián que me permitiese sujetarla sin quejarse.

Me decido a ver hasta donde llega el trauma del felino porque debido a experiencias anteriores no es muy bueno el resultado luego de que un gato de unas 8 libras se mete en pleito con dos perros de 100 libras cada uno. Lo toco con el pie a ver que hace y como a la cuarta vez el gato se pone de pie y solo pensé UFF QUE SUERTE! Luego lo voy espantando a ver si se va de la zona de peligro y primero se mete debajo del carro (donde debió correr desde un principio) y con una escoba que había en el patio lo termino de sacar del carro y brinco la verja de la puerta con una velocidad moderada. Al final salto la malla metálica de la puerta exterior para desaparecer en la noche. Realmente fueron apenas unos minutos pero creo que el gato dejo por lo menos 3 o 4 vidas por la osadía de venir a comer de los platos de Max y Lucy.

Ya entro a la casa sin dejar a los perros salir y ahí es que me doy cuenta de que el gato me dejo un recuerdo en la pierna también, eso y también que Lucy todavía estaba escupiendo pelo. Al final de la noche a revisar a los perros porque los gatos siempre alcanzan a dejarle marcas y al parecer no hubo mas que un par de zarpazos de parte del felino. Espero por su propia salud de que ese gato evite entrar otra vez porque ahora salvo la vida por muy poco y si acaso llega a suceder estando los perros solos entonces no creo que la historia tenga final feliz.

Uno crea a sus perros y llega un punto donde no lo vemos como animales cazadores sino como parte de la familia y tratamos de humanizarlos. Cuando un perro siente que su espacio es amenazado reacciona como su instinto guardián le ordena a toda costa proteger su propiedad y a los suyos. Igual a mis ojos Max nunca dejara de ser esa pequeña bola de pelo de 4 libras que llego un día a mi vida por mas grande que sea, y Lucy aunque solo tiene unos meses con nosotros la quiero de igual forma.

Ahhh la vida con perros! Y a ti que te ha pasado con tus mascotas? 

Did you like this? Share it:
0 comments
Subscribe to Blog via Email

Enter your email address to subscribe to this blog and receive notifications of new posts by email.

Suscribete!

Enter your email address:

Delivered by FeedBurner

Subscribe in a reader

Sponsored Links
Sponsored Links
Recent Media

My Latest photos

    Twitpic
    Archives